Prueba de Anticuerpos (COVID-19)

English | Español

La prueba de anticuerpos se convirtió en un asunto importante en la respuesta del país a la COVID-19. En este tipo de pruebas, se evalúa una muestra de sangre en búsqueda de anticuerpos, lo que indica que la persona que proporcionó la muestra tuvo una infección por COVID-19 en el pasado. Si bien el Departamento de Salud y Control Ambiental (Department of Health and Environmental Control, DHEC) recibe informes de laboratorio de cada prueba de anticuerpos que se realiza a un paciente, es la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) de los EE. UU. la encargada de reglamentar y aprobar dichas pruebas.

En la etapa inicial de la respuesta a la pandemia, el 16 de marzo, la FDA emitió una política mediante la cual flexibilizaba sus reglamentaciones con el fin de facilitar el desarrollo y la oferta de pruebas de anticuerpos contra el nuevo coronavirus por parte las empresas, para su uso en entornos clínicos y domésticos, sin la necesidad de presentar datos que validen la precisión de sus resultados ante la FDA. Esta medida permitió que más empresas, laboratorios y universidades desarrollen distintas pruebas de anticuerpos que se podrían utilizar para identificar un subconjunto que, luego, probó ser más confiable.

El 4 de mayo, la FDA realizó cambios significativos en la política emitida el 16 de marzo, mediante los que estableció que, durante los 10 días siguientes, los fabricantes debían presentar los datos de validación de las pruebas ante la FDA, con el fin de evaluar el otorgamiento de la Autorización de Uso de Emergencia (Emergency Use Authorization, EUA) para dichas pruebas. Además, la FDA utilizó los datos recopilados anteriormente para establecer los parámetros de desempeño de las pruebas. A partir de ese momento, todas las pruebas disponibles en el entorno clínico debían contar con una EUA.

Sobre la base de la información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), el DHEC advierte que los datos que estas pruebas proporcionan a los pacientes resultan limitados para confirmar si tuvieron o no una infección por COVID-19 en el pasado. Desde el 14 de mayo, las pruebas de anticuerpos con resultados positivos pueden confirmar de manera confiable si alguien tuvo una infección. Sin embargo, son menos confiables a la hora de determinar si alguien se encuentra infectado actualmente, por lo que no debe utilizarse como prueba única para arribar al diagnóstico de una infección por COVID-19 en curso. No sabemos si la persona que obtiene un resultado positivo en una prueba de anticuerpos debido a una infección pasada cuenta con algún tipo de protección contra una segunda infección. Pasarán varios meses hasta que podamos asegurar que una infección previa brinda el nivel adecuado de protección para mantenernos a salvo. Las personas que obtienen resultados positivos o negativos en sus pruebas de anticuerpos deben seguir practicando el distanciamiento social y utilizando mascarillas cuando se encuentren en entornos públicos o grupales, con el fin de protegerse a sí mismas y a los demás.  

A continuación, consulte la información adicional acerca de las pruebas de anticuerpos contra la COVID-19.

¿El Laboratorio de Salud Pública del DHEC brindará pruebas de anticuerpos contra la COVID-19?

Ofrecer estas pruebas no se encuentra en los planes de nuestro Laboratorio de Salud Pública en este momento.

¿La presencia de anticuerpos contra la COVID-19 indica que el paciente está infectado?

No necesariamente. Puede señalar una infección pasada que se ha superado o una infección actual que comenzó en algún momento de las últimas dos semanas.

¿La presencia de anticuerpos contra la COVID-19 indica que el paciente ya no tiene la capacidad de contagiar?

No. Los pacientes pueden diseminar el virus infeccioso incluso si tienen una respuesta de anticuerpos. Tampoco significa que dichos pacientes sean inmunes, dado que no sabemos si los anticuerpos que desarrollaron son suficientes para mantener la inmunidad ni durante cuánto tiempo.

¿La presencia de anticuerpos contra la COVID-19 indica que el paciente es inmune a una nueva infección?

Aún no lo sabemos. La prueba de anticuerpos no indica si los anticuerpos son capaces de proteger al paciente o no.

¿El uso de las pruebas de anticuerpos implica alguna desventaja o preocupación, aún si se utilizan las aprobadas?

Los pacientes que obtienen resultados negativos en sus pruebas de anticuerpos pueden llegar a disminuir sus esfuerzos por mantener el distanciamiento social, dado que piensan que no tienen la capacidad de contagiar. Esta actitud puede resultar peligrosa, ya que una persona que obtuvo un resultado negativo en una prueba de anticuerpos sigue siendo vulnerable a una infección. Además, cabe la posibilidad de que la persona ya se encuentre infectada y esté diseminando el virus a otros individuos, aunque aún no haya desarrollado anticuerpos.

Por su parte, quienes obtienen un resultado positivo en la prueba de anticuerpos tienden a pensar que son “inmunes” y que no corren el riesgo de contraer COVID-19, dado que ya tuvieron el virus en sus sistemas, pero esto todavía no se comprobó. Esta idea puede hacer que las personas se sientan seguras en lugares concurridos y que no tomen las precauciones adecuadas. Algunas personas obtuvieron resultados positivos por segunda vez en las pruebas para detectar la COVID-19, luego de recuperarse de una infección previa.

¿Podemos utilizar la prueba de anticuerpos para determinar si un empleado puede volver a trabajar?

Dado que la prueba de anticuerpos no proporciona información acerca del estado actual de la infección y tampoco sobre la inmunidad del paciente ante la enfermedad, no es útil para este fin. Para determinar el momento en el que un empleado infectado puede volver a trabajar, recomendamos que consulte las pautas más recientes de los CDC.

Tags

Community Survey COVID-19 Statewide