Dosis de refuerzo de las vacunas contra el COVID-19

¿Quién califica para recibir una dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer o Moderna? 

Las personas de 18 años de edad o más que recibieron las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech o Moderna pueden recibir una dosis de refuerzo seis meses después de completar el esquema inicial de vacunación.

Usted debería recibir una dosis de refuerzo si tiene:

  • 50 años de edad o más
  • 18 años de edad o más y vive en un entorno de cuidado a largo plazo

Usted puede recibir una dosis de refuerzo si tiene:

  • 18 años de edad o más

¿Quién califica para recibir una dosis de refuerzo de la vacuna Janssen (de Johnson & Johnson) contra el COVID-19? 

Todas las personas a partir de los 18 años que hayan recibido una sola dosis de la vacuna Janssen (de Johnson & Johnson) contra el COVID-19 deben recibir una segunda dosis por lo menos dos meses después de la primera.  

Quienes hayan recibido la vacuna Janssen (de J&J) pueden recibir una dosis de refuerzo de Pfizer o Moderna como segunda dosis si así lo desean. 

Otras consideraciones importantes 

  • Por lo general, en la dosis de refuerzo debería usarse la misma marca de vacuna que se usó en la serie original; sin embargo, puede elegirse una vacuna distinta para la dosis de refuerzo si se desea. 
  • Le recomendamos que hable sobre los riesgos y beneficios específicos para usted con su proveedor de atención médica. 
  • Esta “mezcla de vacunas” solo debe considerarse para la dosis de refuerzo.  
  • En personas inmunocomprometidas, todas las dosis (las primeras dos y la tercera dosis adicional) deben ser de la misma marca de vacuna.  
  • A las personas no inmunocomprometidas, se les recomienda analizar los riesgos y beneficios individuales o hablar con el proveedor de atención médica para decidir cuál dosis de refuerzo utilizar. 

Información que respalda la necesidad de recibir una dosis de refuerzo 

De acuerdo con los estudios, después de vacunarse contra el COVID-19, la protección contra el virus puede disminuir con el tiempo y ser menos efectiva contra la variante delta. Aunque la vacunación contra el COVID-19 para adultos mayores de 65 años sigue siendo efectiva para evitar desarrollar un cuadro grave de la enfermedad, según la información reciente, es menos efectiva para prevenir la infección o un cuadro leve con síntomas. Además, de acuerdo con las nuevas pruebas, la eficacia de la vacuna contra las infecciones por COVID-19 está disminuyendo con el tiempo entre los trabajadores de la salud y otros trabajadores de primera línea. Esta menor eficacia puede deberse a la combinación de la reducción de la protección a medida que pasa el tiempo desde que se recibe la vacuna (por ejemplo, la inmunidad menguante) y el mayor riesgo de contagio de la variante delta. 

Según los datos obtenidos de un pequeño ensayo clínico, la dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna incrementó la respuesta inmunitaria en los participantes que terminaron la serie primaria 6 meses antes. Con una mayor respuesta inmunitaria, las personas deberían contar con una mejor protección contra el COVID-19, incluida la variante delta. 

Adultos mayores y personas de entre 50 y 64 años con enfermedades 

Las personas mayores de 65 años y los adultos de entre 50 y 64 años que tengan enfermedades preexistentes deberían recibir una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna. El riesgo de desarrollar un cuadro grave de COVID-19 aumenta con la edad. Dicho riesgo también puede incrementar para los adultos de cualquier edad que tengan enfermedades preexistentes

Residentes mayores de 18 años de establecimientos de cuidado a largo plazo 

Los residentes mayores de 18 años de establecimientos de cuidado a largo plazo deberían recibir una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna. Dado que los residentes de establecimientos de cuidado a largo plazo viven muy juntos en entornos grupales y, por lo general, son adultos mayores con enfermedades preexistentes, presentan un riesgo mayor de infectarse y desarrollar un cuadro grave de COVID-19. 

Personas de entre 18 y 49 años con enfermedades 

Las personas de entre 18 y 49 años que tengan enfermedades preexistentes pueden recibir una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna en función de sus beneficios y riesgos individuales. Los adultos de entre 18 y 49 años que tienen enfermedades preexistentes presentan un riesgo mayor de desarrollar un cuadro grave de COVID-19. No obstante, es probable que ese riesgo no sea tan alto como lo sería para adultos mayores de 50 años que padecen enfermedades preexistentes. Las personas de entre 18 y 49 años que tengan enfermedades preexistentes pueden recibir una dosis de refuerzo tras considerar sus riesgos y beneficios individuales. Esta recomendación puede cambiar en el futuro a medida que se disponga de más información. 

Empleados y residentes con riesgo elevado de exposición al COVID-19 y de contagio de esta enfermedad 

Las personas de entre 18 y 64 años que presenten un mayor riesgo de exposición al COVID-19 y de contagio de esta enfermedad debido a su entorno laboral o institucional pueden recibir una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna en función de sus beneficios y riesgos individuales. Los adultos de entre 18 y 64 años que trabajen o vivan en determinados entornos (por ejemplo, centros de atención médica, establecimientos penitenciarios, escuelas, refugios para personas sin hogar) pueden presentar un mayor riesgo de exposición al COVID-19, que puede estar propagándose en los lugares donde trabajan o viven. Dado que ese riesgo puede variar según el entorno y el nivel de propagación del COVID-19 en una comunidad, las personas de entre 18 y 64 años que presenten un mayor riesgo de exposición al COVID-19 y de contagio de esta enfermedad debido a su entorno laboral o institucional pueden recibir una dosis de refuerzo tras considerar sus riesgos y beneficios individuales. Esta recomendación puede cambiar en el futuro a medida que se disponga de más información. 

Ejemplos de trabajadores que pueden recibir dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna[ 1 ] 

  • Personal de servicios de emergencia (por ejemplo, trabajadores de la salud, bomberos, policías, personal de cuidados institucionales). 
  • Personal docente (por ejemplo, maestros, personal de apoyo, trabajadores de guarderías). 
  • Personal del sector alimentario y agrícola. 
  • Personal del sector de fabricación. 
  • Personal de establecimientos penitenciarios. 
  • Personal del servicio postal de Estados Unidos. 
  • Personal del transporte público. 
  • Personal de tiendas de comestibles. 

Esta lista puede actualizarse en el futuro.

Encuentre una vacuna contra el COVID-19 

Visite scdhec.gov/buscavacuna o llame al 1-866-365-8110.

Preguntas frecuentes 

No. Las vacunas contra el COVID-19 están funcionando correctamente para prevenir cuadros graves de la enfermedad, la hospitalización y la muerte, incluso contra la variante delta de amplia circulación. Sin embargo, los expertos en salud pública comienzan a observar una protección reducida, sobre todo en determinadas poblaciones, contra los cuadros leves y moderados de la enfermedad.

Hasta el momento, las reacciones informadas tras recibir la dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna fueron similares a las de la serie primaria de 2 dosis. El cansancio y el dolor en el lugar de la inyección fueron los efectos secundarios que se informaron con mayor frecuencia, y, en general, la mayoría de los efectos secundarios fueron de leves a moderados. No obstante, al igual que con la serie primaria de 2 dosis, los efectos secundarios graves no son comunes, pero pueden ocurrir. De igual forma, las reacciones a la segunda dosis de la vacuna Janssen fueron similares a las experimentadas con la primera dosis. 

Sí. Todavía se considera a todas las personas como completamente vacunadas dos semanas después de la administración de la segunda dosis en una serie de 2 dosis, tal como la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna, o dos semanas después de la aplicación de una vacuna de una sola dosis, como la vacuna de J&J/Janssen. 

No. Las dosis de refuerzo solo están autorizadas para personas a partir de los 18 años. 

No; puede recibir la dosis de refuerzo en una fecha posterior. No se conoce ningún “período de caducidad” después del cual ya no se pueda recibir la dosis de refuerzo. 

, pero se recomienda recibir las vacunas en brazos distintos. 

, pero se recomienda recibir las vacunas en brazos distintos. 

Sí. No obstante, debe posponer la dosis de refuerzo, por lo menos, hasta que el cuadro clínico se haya resuelto por completo.  

Hable con su proveedor de atención médica para que le ayude a decidir cuál dosis de refuerzo recibir y en qué momento.  

No. No se le recomienda recibir la dosis de refuerzo de la vacuna Janssen. 

Puede recibir una dosis de refuerzo de Pfizer o Moderna por lo menos dos meses después de la dosis de Janssen y luego de que su cuadro clínico se haya estabilizado.  

Consulte con su proveedor de atención médica. 

No existen datos sobre la seguridad de administrar una dosis de refuerzo ya sea de Janssen o de una vacuna de ARNm en estos casos. 

De todas formas, tiene la opción de recibir una dosis de refuerzo de Pfizer o Moderna por lo menos dos meses después de la dosis de Janssen.  

Aun así, la vacuna Janssen puede usarse como dosis de refuerzo, en especial si su cuadro de SGB ocurrió más de 42 días después de la vacunación o se determinó que no estaba relacionado con la vacuna.  

Consulte con su proveedor de atención médica. 

Si ya tuvo una reacción alérgica grave (anafilaxia) a la vacuna Janssen, o a la primera o segunda dosis de Pfizer o Moderna, no debe recibir la misma vacuna como dosis de refuerzo. 

Tiene la opción de recibir la vacuna Janssen si presentó una alergia grave a la Pfizer o Moderna, o de recibir la Pfizer o Moderna si presentó una reacción grave a la Janssen. 

 

 

Tags

COVID-19 Vaccine